Este sitio web usa cookies para recopilar información estadística anónima. Si continuas navegando sin modificar tus parámetros, consideraremos que aceptas su uso. Más información. Cerrar

Descubrir
El Palacio
El Jardín
El Gran Trianón
El Dominio de María Antonieta
Práctica
Comprar su entrada
Información práctica
Plano Interactivo
Próximamente: calendario de eventos

La historiaPersonajes de la Corte

María Antonieta

Compartir

Imprimir el capítulo

Reina de Francia (1755-1793)

Descrita por su hermano, el Emperador José II, como "amable y honesta", María Antonieta, princesa austríaca y esposa de Luis XVI, sigue siendo uno de los personajes más fascinantes de la historia de Versalles. Dedicada a organizar las diversiones de la Corte, rodea por su grupo y reticente al ceremonial que su función le impone, la Reina se va ganando poco a poco las iras de la opinión pública hasta su final trágico durante la Revolución Francesa.

Hija de Francisco I de Lorena, emperador del Sacro Imperio romano germánico, y de María Teresa de Habsburgo, arquiduchesa de Austria, María Antonieta nace en Viena el 2 de noviembre de 1755. Su matrimonio con el futuro Luis XVI, el 16 de mayo de 1770, es en parte obra del Ministro Choiseul, uno de los principales artífices de la reconciliación franco-austríaca. Esta unión suscita sin embargo algunas reticencias en la opinión pública, marcada por años de guerra contra Austria. Las ceremonias coinciden con la inauguración, en Versalles, de la sala de la ópera Real. En ese lugar conocerá, años más tarde, a su supuesto amante Axel de Fersen.

Una Reina en la Corte
Luis XVI le confía la tarea de divertir a la Corte. Aficionada a las diversiones, la Reina hace que se organicen representaciones teatrales de dos a tres veces por semana y resucita los grandes bailes. También se ocupa de los juegos de la Corte en el Salón de la Paz y muestra una gran pasión por el billar y los juegos de naipes. Toda una melómana, María Antonieta toca el arpa. Amante del arte, pone bajo su protección al ebanista Riesener, gran proveedor de muebles, y a la pintora Elisabeth Vigée-Lebrun que en gran parte le debe su carrera de retratista. Ella es la autora de unos treinta retratos de la soberana. La Reina también dedica mucho tiempo a la moda, asesorada diariamente en la elección de sus vestidos por su costurera y modista Rose Bertin. Su peluquero, Léonard, le hace unos peinados aderezados con plumas por las que siente debilidad.